Crónica de la Copa Marnaton de Begur 2016, por Carlos Romero - Recuperation Crónica de la Copa Marnaton de Begur 2016, por Carlos Romero - Recuperation
pa Marnaton de Begur fue una de las travesías más duras de la copa

Crónica de la Copa Marnaton de Begur 2016, por Carlos Romero

22 junio, 2016 | Escrito por Recuperat-ion Recuperat-ion

Hace algunas semanas os presentamos a Carlos Romero, el ganador de un dorsal para todas las pruebas de la Copa Marnaton gracias a Recuperat-ion Sport. Su relación con la natación escondía una historia muy especial que nos emocionó a muchos. El pasado fin de semana participó en la prueba de Begur, y le hemos pedido hoy que nos cuente cómo fue su experiencia.

Os refrescamos la memoria: Carlos Romero empezó a nadar desde muy pequeño gracias a sus padres. A sus 24 años, lo azotó el drama de la inesperada muerte de su padre, víctima de un cáncer fulminante con sólo 52 años. Cuando años más tarde retomó la natación, que había dejado unos años, y esta lo cambió todo para bien, decidió devolverle el favor a la vida convirtiendo su afición en un acto solidario: creó “Nadarcontracorriente” para recoger fondos para la investigación contra el cáncer y la metástasis. El detonante de su vuelta a la natación fue la invitación a una prueba de la Copa Marnaton, por lo que le tiene un cariño especial a este evento. El pasado fin de semana participó en la prueba de Begur. Él mismo nos cuenta su experiencia.

Crónica de la Copa Marnaton de Begur, por Carlos Romero

“La verdad es que llegué a la prueba, sin estar en las mejores condiciones… El sábado anterior había participado en las 12 horas de natación + spinning del Club Natación Granollers, para ayudar a “Nadarcontracorriente” a recaudar fondos para el IRB de Barcelona. A las 9 de la mañana del sábado saltaba a la piscina y no saldría a las 21:10 de la noche, después de nadar y pedalear con el equipo un total de 111.200 mts y quedar en la tercera posición.carlos Romero nos explica su participación en la Copa Marnaton de Begur

Tocaba madrugar para llegar a Begur. A las 6:45 estaba recogiendo mi dorsal, con los brazos doloridos, cansado, con sueño y sin saber las condiciones que me esperaban al no haber podido asistir al briefing del día anterior. Hasta la salida, en Aiguablava, no me enteré de que las condiciones, una vez saliéramos a mar abierto, iban a ser complicadas.

Con esa información y dado mi estado físico, decidí salir con calma. El agua estaba a una buena temperatura. Fueron muchos los nadadores que salieron a un ritmo muy alto, pero yo tenía claro que no estaba para aventuras, y que si las condiciones eran como nos habían explicado, no iba a ser fácil llegar a Sa Riera. Al salir a mar abierto, fue como entrar a nadar a una lavadora centrifugando. Daba igual para que lado respiraras, las olas venían de un lado, y rebotaban en las rocas para volver en el otro sentido. Poco a poco fui alcanzando nadadores. Vi algunos que vomitaron por efecto del mareo. Llevaba un ritmo constante, aguantando el dolor de mis brazos. Me salté el primer avituallamiento, con la intención de sólo parar en el segundo, cuando ya sólo faltaran 1500 mts hasta la playa de Sa Riera. Se me hizo largo, muy largo, por momentos parecía que no avanzaba, pero poco a poco fui recorriendo la costa de acantilados hasta divisar el globo de helio que señalizaba el segundo avituallamiento. Fui en busca de la barca y pedí un gel, una dosis de energía que fue crucial. Apenas me paré 30 segundos, y reanudé la marcha: quería llegar, necesitaba llegar porque estaba muy cansado. Al separarme de la barca de avituallamiento, iba a la estela de otro nadador, que seguí hasta la entrada en la bahía que daba acceso a la playa de Sa Riera. Allí tomamos trayectorias distintas, y finalmente llegué yo antes a la arena de la playa. 1 hora y 58 minutos. Me pareció un mal tiempo porque esperaba estar sobre 1 hora y 45 minutos, pero luego, cuando vi que había quedado en la posición 39 absoluta y los tiempos del resto, comprendí que no había nadado mal del todo, sino la que prueba había sido muy complicada para todos. Para mí, una de las travesía más duras en las que he participado.El estado de la mar no acompañó a los participantes d ela Copa Marnaton de Begur

Ahora, después de las dos primeras pruebas de la Copa Marnaton, estoy en la posición 21 absoluta y el 3º de la categoría M40. ¡Y ya pensando en Sant Feliu, a ver si salgo en mejores condiciones físicas y el mar acompaña!

Muchas gracias, Carlos, por tu tiempo y tu predisposición. ¡Ya te consideramos nuestro embajador en la Copa Marnaton! Mucha suerte en estas y en todas tus pruebas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comments

  1. Carlos Romero
    -

    Muchas gracias a vosotros!!!!

¡Únete a nosotros!

Suscríbete y entra al SORTEO MENSUAL PACK Recuperat-ion ¡Además, te llevas un -10% DTO en tu primera compra!