Fuerza mental : ¡se puede mejorar! - Recuperation Fuerza mental : ¡se puede mejorar! - Recuperation

Fuerza mental : ¡se puede mejorar!

10 mayo, 2013 | Escrito por Recuperat-ion Recuperat-ion

 

Articulo de Meritxell Bellatriu / Psicologa del deporte / Col. n ° 13811
No se puede correr 75 kilómetros sin tener dolor, pero hay que aprender a trascender el dolor, a aceptarlo y a actuar con él. Hay que caminar cuando la cosa no vaya bien y ser paciente, porque he aprendido que siempre acaba por pasar” (Serge Girard, atleta de ultradistancia)
El deporte cada vez es más exigente. En la competición, el deportista tiene que estar al máximo de sus capacidades, tanto físicas como psicológicas para conseguir sus objetivos establecidos. Cada vez más, la Psicología del Deporte es más valorada como disciplina para optimizar el rendimiento deportivo. En muchas ocasiones, es la parte psicológica la que marca la diferencia frente a otros aspectos, partiendo siempre de las mismas condiciones físicas.
Las pruebas de resistencia (triatlón, maratón,…) cada vez más gozan de mayor popularidad. Y en ellas encontramos, atletas profesionales, pero también personas muy comprometidas con su actividad deportiva que encuentran muy gratificante la experiencia de correr. En ambos, se suele afrontar  la carrera con una motivación muy alta, pero también encontramos, algunos casos, con un exceso de tensión, dudas y preocupación relacionados con la trascendencia subjetiva de la prueba y la posibilidad de no alcanzar los objetivos.
En los deportes de resistencia, dada su dureza, existen una serie de aspectos psicológicos que juegan un papel importante en el rendimiento, pudiéndolo optimizar o perjudicar. Estos pueden tener lugar previamente a la competición, como por ejemplo la ansiedad precompetitiva, el estado anímico o la falta de motivación o pueden aparecer en el transcurso de ella, como la anticipación del resultado, la falta de concentración, etc. 
El sufrimiento aparece cuando el deportista percibe la sensación de amenaza de no poder cumplir sus objetivos propuestos, junto con la impotencia de no tener los recursos necesarios para hacerle frente. Este fenómeno suele ir acompañado de emociones negativas tales como el desánimo, la ansiedad y el miedo. Cuando acontece la amenaza es necesario evaluar la situación. Determinar qué se puede hacer para superar esta situación. Si la valoración que hace el deportista es que no se puede hacer nada, esto trae consigo la impotencia. Es decir que, para que tenga lugar el sufrimiento competitivo, han de darse la percepción de amenaza y la impotencia. Los deportistas de resistencia tienen que hacer frente a dolores musculares y sensación de ahogo por el alto consumo de oxígeno por el esfuerzo durante la competición. La habilidad para tolerar el dolor es importante para conseguir el éxito.
Durante el curso de la competición pueden aparecer percepciones, sensaciones o pensamientos desagradables que pueden comprometer el rendimiento y aumentar el sufrimiento. La falta de confianza de conseguir los objetivos marcados, la posición frente a otros compañeros, la falta de apoyo social, la valoración infravalorada sobre el propio rendimiento, pueden hacerlo.
En esta modalidad, el deportista obtiene un feedback (ritmo, sensaciones corporales, distancia, etc.) durante toda la competición, pudiendo anticipar, en cierta medida, el resultado de la misma  antes de finalizarla. Por tanto, el deportista puede ir valorando en el transcurso de la prueba si va a conseguir su objetivo o no.
Si el objetivo no se ve comprometido, no se convertirá en una amenaza y no dará lugar al sufrimiento. Si se ve comprometido, aparecerá el sufrimiento que comportará una amenaza para el deportista, una mayor sensibilidad al dolor y, finalmente, una disminución del rendimiento, pudiendo llegar al abandono.
Aquellos deportistas que tienen un mayor nivel de autoconfianza y de motivación, que se sientan más capaces de alcanzar sus objetivos, que poseen un estado de ánimo estable, que se sienten menos preocupados antes de iniciar la competición, etc., tienen mayor probabilidad de prevenir el proceso de sufrimiento competitivo al ayudar a alcanzar los objetivos que se habían planteado.
Existen estrategias en la actividad mental que pueden ayudar al deportista a afrontar más exitosamente la prueba, aumentando su tolerancia al malestar producido por la dureza de esta.
Asociativas. Centrar la atención, pensamientos en las propias sensaciones corporales o en la actividad involucrada en la carrera. Esta favorece, por ejemplo, el correr más rápido o aguantar esfuerzos más intensos.
Disociativas. Centrar la atención en estímulos ajenos a la actividad. Útil en momentos menos críticos. 
La alternancia de estrategias asociativas y disociativas puede favorecer el rendimiento en una prueba larga. Los deportistas profesionales o con objetivos muy ambiciosos, deben emplear estrategias asociativas en mayor medida, y estrategias disociativa en los momentos menos críticos. Por el contrario, los deportistas con objetivos menos exigentes se beneficiaran más de las estrategias disociativas en mayor medida.

Conclusión
Los deportes de resistencia, dada su dureza, exigen prepararse adecuadamente tanto física como psicológicamente por el enorme esfuerzo, a estos dos niveles. El sufrimiento competitivo se da cuando el deportista percibe la sensación de amenaza frente a sus objetivos establecidos junto a la percepción de impotencia de hacerle frente, con lo cual la consecución de los objetivos queda comprometida.
Algunas de las variables psicológicas que pueden intervenir en la  en la aparición o no del sufrimiento psicológico son: la autoconfianza, la autoeficacia, la motivación, el auto diálogo y la ansiedad precompetitiva. Estas junto a una preparación adecuada (y la percepción positiva de esta preparación por parte del deportista) ayudaran a mejorar el desempeño.
Asimismo, el adecuado uso de estrategias asociativas y disociativas, dependiendo de los objetivos planteados, ayudará a favorecer un mejor rendimiento y a minimizar la aparición de sufrimiento competitivo.
Meritxell Bellatriu
Psicóloga Deportiva

Col. Núm. 13811Meritxell Bellatriu es licenciada en psicología, con un master en psicopatología clinica, y experta universitaria en psicología del deporte. Ejerce actualmente en su consulta de Barcelona, y colabora con un centro de rehabilitación para deportistas y diversos equipos.

Nota de Recuperat-ion : una buena hidratación antes, durante y después del esfuerzo con una bebida del esfuerzo permite preservar y mejorar las sensaciones musculares, pero no solo eso. La hidratación deportiva ayuda también a la concentración, que permite aplicar bien la estrategia mental contra el sufrimiento fisico.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comments

¡Únete a nosotros!

Suscríbete y entra al SORTEO MENSUAL PACK Recuperat-ion ¡Además, te llevas un -10% DTO en tu primera compra!