La importancia de las vitaminas en vitAmin-T - Recuperation La importancia de las vitaminas en vitAmin-T - Recuperation

La importancia de las vitaminas en vitAmin-T

2 octubre, 2011 | Escrito por Recuperat-ion

Los ingredientes de vitAmin-T® son nutrientes llamados esenciales que no son producidos en el organismo humano, por lo que deben ser suministrados mediante la alimentación. A través de una dieta equilibrada se ingieren normalmente dichos nutrientes, por lo que vitAmin-T® no sustituye ninguna comida, aunque sí ayuda a alcanzar los niveles óptimos de ingesta de dichos elementos en algunos casos específicos como de convalecencia, cansancio y en deportistas.

El complejo grupo de vitaminas B engloba un total de 11 compuestos con estructura química y función totalmente distintas. La razón de agruparlos bajo el mismo término fue que originariamente se aislaron de las mismas fuentes, en especial del hígado y de la levadura. Las vitaminas del grupo B son vitaminas hidrosolubles que si se encuentran en el organismo en una concentración excesiva son eliminadas sin efectos secundarios a través de la orina.

vitAmin-T® contiene aquellas vitaminas del grupo B que intervienen en el sistema nervioso, sistema muscular o en el metabolismo del triptófano. vitAmin-T® ayuda así a alcanzar los niveles óptimos de las siguientes vitaminas esenciales.

  • VITAMINA B1 (tiamina)

La vitamina B1 interviene como modulador en la transmisión de los impulsos nerviosos y desempeña un importante papel en el metabolismo energético, en especial en el de los hidratos de carbono.

Es importante reseñar que las necesidades de vitamina B1 aumentan con la cantidad consumida de hidratos de carbono, ya que interviene en la transformación de los carbohidratos en grasas. Sus reservas son escasas, alcanzan para unas 3 o 4 semanas. Cuando se realiza una gran actividad o se atraviesa una situación de estrés las reservas se agotan más fácilmente.

La vitamina B1 es importante para el sistema nervioso y para el sistema muscular. Resistencia y rendimiento, tanto físico como psíquico, vienen condicionados por el nivel de vitamina B1.

Las necesidades diarias son de 0,4 mg al día por cada 1000 kcal de la alimentación. Los adultos precisan unos 1,4 mg al día. La vitamina B1 se encuentra principalmente en carne (sobre todo en la de cerdo), cereales (copos de avena, trigo, arroz entero), leguminosas, patatas y levaduras.

El exceso de vitamina B1 se elimina por la orina, por lo que es excepcional que se produzca una hipervitaminosis. No se conoce ninguna contraindicación para la administración oral de vitamina B1.

  • VITAMINA B2 (riboflavina)

La vitamina B2 es necesaria para el crecimiento, la respiración celular e interviene en el metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y vitaminas.

Se recomiendan unos 0,6 mg por cada 1000 kcal de la alimentación. Se estima suficiente para adolescentes y adultos una dosis diaria de 1,6 mg.

La vitamina B2 se encuentra principalmente en leche, clara de huevo, cereales y vegetales verdes.
No se conocen contraindicaciones, ni interacciones con otras sustancias o medicamentos, no se precisa ninguna clase de precaución ni siquiera durante el embarazo o el período de lactancia.

  • VITAMINA B3 (niacina)
Las formas activas de la vitamina B3, la NAD y la NADP, actúan en reacciones de oxireducción; de especial importancia en la síntesis de los hidratos de carbono, proteínas y ácidos grasos.
El triptófano es un precursor de la niacina; se transforma en el organismo obteniéndose 1 mg de niacina de cada 60 mg de triptófano.Para adolescentes y adultos se recomiendan unos 18 mg diarios de “equivalentes de niacina”. Los equivalentes de niacina (EN) es la suma de la niacina en los alimentos más la derivada del triptófano (1 EN = 1 mg niacina = 60 mg de triptófano).La niacina se encuentra en hígado, carne, riñón cereales, levadura y legumbres. Su precursor, el triptófano, se encuentra principalmente en las proteínas de origen animal.
La niacina administrada según las cantidades diarias recomendadas (CDR) no presenta ninguna contraindicación ni siquiera en situaciones de embarazo o lactancia.

  • VITAMINA B6 (piridoxina)

La vitamina B6 interviene en la función del sistema nervioso y del sistema inmunitario, es esencial en la síntesis de la hemoglobina y participa en la transformación de los aminoácidos.

La vitamina B6 se encuentra en carne (sobre todo en hígado y riñón), yema de huevo, productos lácteos y en pescado.

Las necesidades de vitamina B6 son de unos 2 mg/día para los adultos. La FNB establece que en situaciones de embarazo y de lactancia son necesarios 2,5 mg diarios. Una mayor ingestión de proteínas va acompañada de una mayor necesidad de vitamina B6, aconsejándose como mínimo 1,5 mg diarios por cada 100 g de proteínas.

No se conocen efectos secundarios a dosis dietéticas o terapéuticas.

  • VITAMINA B9 (ácido fólico)

La vitamina B9 y sus derivados interviene en la formación de células sanguíneas y nerviosas así como en el metabolismo del Triptófano.

El ácido fólico se encuentra principalmente en hortalizas frescas verdes, así como en patatas, harina integral, hígado, riñón y huevos.

La dosis recomendada de ácido fólico es de 0,2 mg. Según la Food and Nutrition Board (FNB), para adolescentes y adultos se recomiendan 0,4 mg diarios, las mujeres embarazadas precisan el doble de esta cantidad (0,8 mg) y los lactantes 0,5 mg.

No se conoce hipervitaminosis de ácido fólico. No se conocen riesgos derivados de su administración en el embarazo ni en la lactancia; por el contrario, es especialmente importante cubrir las necesidades de ácido fólico durante el periodo de embarazo.

  • VITAMINA C (ácido ascórbico)

La vitamina C participa en la síntesis del colágeno y, por tanto, es indispensable para la estabilidad del tejido conjuntivo; interviene en la síntesis de los corticoides, y fomenta la absorción del hierro. Forma parte del mecanismo de protección del organismo contra los radicales libres. Interviene en la síntesis de las gammaglobulinas y estimula la formación de interferón. Es muy importante para el sistema inmunitario.

La vitamina C abunda especialmente en los frutos cítricos y en los tomates. También en kiwis, fresas, col fermentada y patatas.

La dosis recomendada para adultos es de 60 mg diarios. En situaciones de embarazo, en mujeres que toman anticonceptivos, durante un proceso infeccioso, después de una operación quirúrgica y en situaciones de estrés se recomiendan mayores dosis.

No aparecen efectos secundarios si se ingiere según las instrucciones. Excesos de vitamina C son excretados por la orina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comments

¡Únete a nosotros!

Suscríbete y entra al SORTEO MENSUAL PACK Recuperat-ion ¡Además, te llevas un -10% DTO en tu primera compra!